Archivo de la categoría: Libros

El libro de la semana: El naufragio del hombre

(Tomado de El Naufragio del Hombre, de Santiago Alba Rico y Carlos Fernández Liria)

En una sociedad que da tantas facilidades para perder el juicio, que hace tan llevadero matarse y tan irresistiblemente placentero dejar caer las cosas al suelo, que proporciona tantas comodidades para que aumentemos nuestra ignorancia y concede tan generosos créditos y subvenciones para que despreciemos a los otros o hagamos ricas a las multinacionales, podemos tener la casi total seguridad de que si algo nos da pereza -si algo nos molesta- es porque vale la pena.

En una sociedad que nos obliga permanentemente a no hacer ningún esfuerzo, que nos impone la pasividad más divertida, que nos fuerza a no sentirnos jamás incómodos, pertubados o vigilantes, que nos constriñe tiránicamente a estar siempre satisfechos, podemos estar casi seguros de que precisamente todo aquello que no queremos hacer nos vuelve un poco más libres“.

“Con poco dinero y casi sin trabajo alguno, es verdad, se puede renunciar a la libertad e incluso a la supervivencia. Lo único que no cuesta nada es la esclavitud; lo único que no requiere esfuerzo es la derrota; lo más cómodo de todo es dejarse destruir. Sin manos, desde casa, con un solo dedo, dejando resbalar apenas la mirada sobre una superficie plana se introducen muchos má efectos que levantando piedras o cortando leña (o, claro, construyendo escuelas o curando heridas). Los monjes y eremitas medievales se retiraban del mundo, y lo contemplaban desde fuera, para no intervenir en él; las clases medias capitalistas, al contrario, se refugian en la contemplación como en la más eficaz y destructiva forma de intervención“.

“El signo del capitalismo es la tolerancia y el pluralismo. Todo tiene derecho a existir, a condición de que aparezca bajo la forma de mercancía. Toleramos la diversidad cultural y toleramos los crímenes contra los pueblos; toleramos los poemas a favor de la vida y las acciones contra ella; toleramos la virtud envasada y el crimen redituable; toleramos a los negros y toleramos el racismo; tleramos la paz y toleramos la guerra. No prohibimos ni la ternura ni la crueldad; ni la solidaridad ni la mafia. permitimos precisamente la verdad, la razón y la bondad porque permitimos la mentira, el delirio y el vicio; porque, permitiendo la mentira, el delirio y el vicio, en cualquier caso la verdad, la razón y la bondad tienen la partida perdida. La tolerancia total es en realidad la total indiferencia. Podemos tolerarlo todo porque todo nos importa lo mismo; es decir: nada“.

“Ningun etíope, ningún haitiano, ha tenido tanta hambre como un consumidor medio occidental: nos comemos no solo el pan y la carne, sino también los carros, las lavadoras, los teléfonos celulares, los cuerpos, los monumentos, los aisajes, las imágenes, a una velocidad que deja fuera todos los placeres que no tengan que ver con la destrucción inmediata (que es lo que etimológicamente quiere decir la palabra “consumo”)

Deja un comentario

Archivado bajo Libro de la semana, Libros, pensamiento, provocaciones

El libro de la semana: Sobre la Violencia, de Zizek

Slavoj Zizek es filósofo y psicoanalista. Uno de los pensadores (marxista y lacaniano) más provocadores de los últimos años. textos tomado de Sobre la Violencia, de la biblioteca de ESPACIO COMÚN:

“La experiencia que tenemos de nuestras vidas desde nuestro interior, la historia que nos narramos acerca de nosotros mismos para poder dar cuenta  de lo que hacemos, es fundamentalmente una mentira. La verdad está fuera, en lo que hacemos.

Algo que nunca deja de sorprender a la conciencia ética ingenua es cómo la misma gente que comete terribles actos de violencia contra sus enemigos puede desplegar una cálida humanidad y una sincera preocupación por los miembros de su propio grupo. ¿No es extraño que el mismo soldado que asesina civiles inocentes esté dispuesto a sacrificar la vida por su batallón? ¿Que el comandante que ordena el fusilamiento de rehenes pueda esa misma tarde una carta a su familia llena de sincero amor? Esta limitación de nuestra preocupación ética a un estrecho círculo social parece ir en contra de nuestra comprensión espontánea de qur todos somos humanos, con las mismas esperanzas básica, miedos y penurias, y por tanto con el mismo derecho al respeto y a la dignidad.

Consecuentemente, los que limitan el alcance de su preocupación ética son en un sentido profundo incoherentes, “hipócritas” incluso. (…) Negar los mismos derechos éticos básicos tanto a los que son foráneos a nuestra comunidad como a los de su interior es algo que un ser humano no hace de forma natural. Es una violación de nuestra proclividad ética espontánea e implica una autonegación y una represión brutales”.

Deja un comentario

Archivado bajo Libro de la semana, Libros

Libro de la semana: Panamá, estructura-coyuntura

(frgamento del libro Panamá; estructura-coyuntura de Julio Manduley, tomado de la biblioteca de ESPACIO COMÚN, y que se refiere a finales del siglo XIX. ¿Algo ha cambiado?)

“No existe, pues, correlación alguna entre ser conspicuo propietario urbano y ser al mismo tiempo importante mercachifle. El comercio lo dominan los extranjeros. Las clases dominantes panameñas son rentistas. No hay en América Latina un caso similar y menos aún equivalente a esta lamentable precariedad estructural de la burguesía panameña. Despojados de la “renta directa” por Bogotá, desplazados del comercio por norteamericanos, ingleses y franceses, relegados a la especulación inmobiliaria y enquistados en el aparato burocrático. la república de los primos [expresión de Omar Jaén] ofrece la curiosidad de una verdadera lumpemburguesía en el sentido absolutamente literal de la palabra”

2 comentarios

Archivado bajo Libro de la semana, Libros

Puedes consultar nuestra base bibliográfica

A partir de hoy puedes consultar toda nuestra base bibliográfica en esta página web accediento a través de nuestro menú principal. Conoce nuestros títulos y ven a leer a Espacio Común o llévatelos en préstamo.

El sistema de préstamo funciona con el sistema 5 x 1. Al llevarte el libro por 15 días naturales dejas 5 dólares y al devolverlo te devolvemos 4.

También puedes solicitar fotocopias tanto de los lirbos como de las revistas.

En revistas tenemos a tu disposición una amplia colección de EL VIEJO TOPO y todos los números de SIN PERMISO

Deja un comentario

Archivado bajo Libros

Últimas donaciones en libros

Estos son los libros donados en estos días a la biblioteca de ESPACIO COMÚN. ¡Gracias! El intercambio de ideas es más poderoso que el cruce de balas.

– Viaje a la lejanía (poesía), de Gorka Laso

– Panamá: Estructura-Coyuntura / Conflicto, Clases y Política, de Julio Manduley y José Valenzuela Feijóo

– El cine de animación en Japón (1917-1967), de Rolando Rodríguez de León

– Gobernanza Económica Global 2020

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Participación

Libro de la semana: Diciendo la Verdad

(Del ensayo El Estado Cínico, de Colin Leys, incluido en el libro Diciendo la Verdad, de la biblioteca de Espacio Común)

“Los gobiernos han mentido siempre. Naturalmente lo niegan, aun mucho tiempo después de que resulta abundantemente claro que han mentido, ya sea sembrando señuelos, descartando evidencia inconveniente o alegando que existe contraevidencia que no son libres de exhibir. Cuando una mentira ya no puede ser creíblemente negada se la justifica, usualmente apelando al interés nacional. Los gobiernos de las democracias representativas modernas no son diferentes, aun cuando son más propensos a ser expuestos que los dictadores. Como rutina, dicen medias verdades y abiertas mentiras. Como rutina, ocultan hechos. Se pierden archivos sin ninguna rendición de cuentas. Hay grabaciones que se borran misteriosamente. Los frenos y contrafrenos democráticos resultan raramente efectivos, y la memoria colectiva del público es corta.”

Deja un comentario

Archivado bajo Libro de la semana, Libros, pensamiento

El libro de la semana

Tomado de la biblioteca de ESPACIO COMÚN

El Arte de la vida. Zygmunt Bauman:

La dedicación a causas “verdes” raramente llega tan lejos como para adoptar un estilo de vida ascético o incluso una abnegación parcial. En realidad, lejos de estar dispuestos a renunciar a un estilo de vida de indulgencia consumista, con frecuencia nos resistimos a aceptar incluso una pequeña molestia personal; la fuerza motriz de nuestra indignación tiende a ser el deseo de un consumo superior, más sano y más seguro. (…) Al parecer ya no creemos tener una tarea o misión que realizar en el planeta y tampoco hay un legado que nos sintamos obligados a preservar o del que seamos guardianes.
La preocupación por cómo se gobierna el mundo ha cedido paso a la preocupación por cómo se gobierna uno. No es el estado del mundo, junto con sus habitantes, lo que tiende a preocuparnos y causarnos inquietud, sino lo que es en realidad un producto final del reciclaje de sus barbaridades, sandeces e injusticias, un producto final que nos causa una incomodidad espiritual y un vértigo emocional que desbarata el equilibrio psicológico y la paz del individuo preocupado.

Deja un comentario

Archivado bajo Libro de la semana, Libros, pensamiento